31 de julio de 2008

El cambio de hábitos en verano puede aumentar las crisis en los epilépticos

El cambio de hábitos en verano puede aumentar las crisis en los epilépticos
Con la llegada del verano cambian las rutinas. Es habitual que en vacaciones los enfermos en tratamiento se den algún respiro. Sin embargo, dependiendo del tipo de enfermedad, las consecuencias pueden ser graves: es el caso de la epilepsia.

Según advierte el jefe del Servicio de Neurología del Hospital Reina Sofía, de Córdoba, Francisco Cañadillas, es un hábito muy extendido que las personas afectadas de epilepsia se relajen en estas fechas, aumentando en los hospitales los casos de crisis que deben atenderse en urgencias.

"Este aumento de las crisis epilépticas se nota de forma generalizada en todos los hospitales, pero especialmente en las zonas de costa, donde en verano hay más afluencia de personas", explica Cañadillas, quien constata que otra norma que dejan de observar los pacientes en verano es el horario de la medicación.

Además, en vacaciones se trasnocha más, hay pérdida de sueño y se consume más alcohol, prácticas que pueden desencadenar una crisis. También tienen que extremar el cuidado con los deportes de riesgo, "que suponen una situación potencialmente peligrosa para ellos".

Otra peculiaridad del cuidado de pacientes neurológicos en verano atañe a los enfermos con Alzheimer o alguna enfermedad que conlleve pérdida de capacidad cognitiva, "porque estos pacientes no piden agua y se pueden deshidratar". Cañadillas recuerda sobre este aspecto "que lo mismo que en invierno aumenta el número de personas mayores fallecidas por infecciones respiratorias, en verano lo hacen las muertes por deshidratación en los ancianos".

Las crisis epilépticas agudas sintomáticas difieren según sean provocadas por una intoxicación por consumo excesivo de alcohol o de otras drogas, principalmente la cocaína. Según explica, son cada vez más los jóvenes atendidos en urgencias por este tipo de crisis epilépticas.

"En los últimos años han aumentado mucho y se recrudece también en la época estival". Era un fenómeno algo exótico y extraño hace un tiempo, pero ahora resulta más frecuente. La crisis epiléptica aparece en estos casos tanto por una intoxicación por consumo excesivo como por el descenso brusco del nivel de alcohol en el organismo.

Dada la demanda que tienen los profesionales sanitarios que trabajan en urgencias, la Sociedad Andaluza de Epilepsia publicará en octubre una guía con las pautas más importantes que tienen que seguir estos sanitarios para atender a las personas con este tipo de crisis. "Es un libro totalmente novedoso en España".
Escriba un comentario | Ver todos los comentarios

Fuente: El diario medico

1 comentario:

claudia aguilar dijo...

muy bueno su blog
mucha informacion importante